viernes, 23 de marzo de 2012

Se acabaron los malos humos.

La Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, modificada por Ley 42/2010, dispone en su artículo 7:

"Se prohíbe fumar, además de en aquellos lugares o espacios definidos en la normativa de las Comunidades Autónomas, en:
m. Ascensores y elevadores.
s. En cualquier otro lugar en el que, por mandato de esta Ley o de otra norma o por decisión de su titular, se prohíba fumar
w. Recintos de parques infantiles y áreas o zonas de juego para la infancia, entendiendo por tales los espacios al aire libre acotados que contengan equipamiento o acondicionamiento destinados específicamente para el juego y esparcimiento de menores.
x. En todos los espacios cerrados de uso público o colectivo."


Ateniéndonos al tenor literal del artículo, y a falta de jurisprudencia al respecto, podemos afirmar que, en principio, existe prohibición de fumar en todos los espacios cerrados del edificio, ya sean elevadores o ascensores (mencionados expresamente por la Ley) o escaleras, portales, pasillos, descansillos o cualquier otro elemento común que se encuentre cerrado.

Está permitido fumar en las zonas al aire libre, salvo que las mismas estén acotadas y destinadas, por equipamiento o acondicionamiento, al juego de menores. Por ello se hace recomendable que si la Comunidad o Urbanización tienen jardines o parques infantiles acoten el espacio de los mismos donde no se podrá fumar, quedando el resto de zonas al aire libre fuera de la prohibición.


En el caso de las Comunidades de propietarios se añade un caso más; el de la letra s. del citado artículo 7, que prevé la posibilidad de que la Comunidad decida en Junta extender la prohibición de fumar a otras zonas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario